viernes, 4 de agosto de 2017

¿POR QUÉ TOCA LA CAMPANA?
1 de agosto de 2.017. Pedro, un octogenario fermosellanano avanzaba con celeridad por el Terradillo dirección a la plaza mayor. Asía de la mano a su nieto de 8 años que no entendía esa forma tan acelerada de caminar de su abuelo. No está acostumbrado a que así lo haga. Por ello, Jesusín, que así se llama la criatura, le pregunta al abuelo por el motivo de esa actitud y el abuelo le comenta, casi con el resuello en la boca : 
“Escucha, querido pequeño, hoy es un día único y excepcional en Fermoselle. Se pierde en la noche de los tiempos desde que se viene celebrando este acontecimiento. Cada primero de agosto la campana del ayuntamiento, conocida como la “Campana Torera”, a las 12 en punto de la mañana se “vuelve loca” para anunciar que comienza el mes festivo. Pero como vamos muy justo de tiempo quiero que lo veas y disfrutes en directo”. 
El niño inició un trote un tanto desmesurado que a punto estuvo de arrastrar al abuelo. Enfilaron la Calle Abajo y casi sin darse cuenta se vieron subidos al tendido donde las Marusas. En ese instante el reloj de la plaza inicia las doce campanadas que anuncian el mediodía. Por arte de magia, un señor encaramado en lo más alto de la torre, se une, finalizado el toque del reloj, a la fiesta que se palpa en el ruedo. Jesusín no pierde detalle del acontecimiento en el que participa por primera vez. Con la vista clavada al frente y arriba observa cómo el campanero “sacude” inmisericorde con el badajo a la campana haciéndola sonar a un ritmo tan frenético que en momentos asemeja a un solo sonido continuo. 
Así se tiraron el abuelo y el nieto varios minutos, en silencio, pero con el corazón tenso por la emoción que les embarga. De súbito, los  aplausos del público apostado en el albero finalizó con este rito tan ancestral.
Sin moverse de los asientos el abuelo explica a su nieto el significado y el simbolismo del acontecimiento en el que acaba de participar como protagonista. Le indica que desde hace varios años este rito se repite en la plazuela de Santa Colomba. Le va relatando pausadamente cómo se espera durante el año este día, cómo los fermosellanos en la distancia están conectados en ese momento con su pueblo aunque solamente sea con el corazón, la capacidad de convocatoria  que tiene esta campana para avisar a los vecinos del inicio de algún festejo, la tensión que produce en los corredores durante los encierros, el toque de arrebato cuando es necesario, incluso le habla de algunos de los campaneros famosos en otros tiempos… 
En la Plazuela
Al abuelo le resbalaron unas lágrimas por sus mejillas, mientras su  nieto, dándole un abrazo, le agradeció que le hablase de este día y de esas cosas que no conocía pero que a partir de este momento nunca las olvidará. Era el 1 de agosto de 2.017 a las 12 en punto de la mañana.

Lo escribo como me lo contaron. 
Feliz mes de agosto a nuestros lectores y a disfrutar de las fiestas en Fermoselle. Recordaremos a los que no tengan la oportunidad de hacerlo.
video
Gracias a Roberto Fariza por el material audiovisual.

No hay comentarios: