jueves, 26 de febrero de 2015

"A VUELAPLUMA"
 TOROS  EN  FERMOSELLE
Antonio Gavilanes Pérez, Vicepresidente de la Asociación Cultural “El Pulijón” de Fermoselle aportaba el 25 de octubre de 2005 el siguiente reportaje para el libro “LAS RAÍCES DE NUESTRA FIESTA”, escrito por José Rubio Zori. En sus 565 páginas se recogen, entre otros temas,  los principales  festejos taurinos populares de las diferentes Comunidades Autónomas.
Este es el texto completo:
Suroeste de Zamora. A 65 km de la capital y enclavado en el corazón de los Arribes  se sitúa Fermoselle, antiquísima villa que parece cabalgar en equilibrio perfecto entre dos corrientes de agua: Tormes y Duero. Y aquí, es estas tierras agrestes por excelencia, de siempre se ha fundido el hombre al toro. No es una tierra de toros, sino con toros. Una tierra en la que el espacio vital de sus habitantes se desarrolla y se fundamenta en el toro. Una tierra en la que todos, fermosellanos residentes y del exterior, tienen durante  el ciclo anual su mente puesta en las fiestas agosteñas, en las que,  como pilar básico y eje central, aparecen los festejos taurinos conformando el más variado y atractivo abanico: encierros, novilladas, rejoneo, verbenas taurinas, suelta de vaquillas, toro de fuego...
Pocos datos escritos existen sobre las fechas en que aparecieron los festejos taurinos en Fermoselle. En este caso hay que acudir a la tradición oral como fuente que testifica la antigüedad de los mismos. A mis antepasados siempre les oí contar hechos acaecidos a sus padres y abuelos relacionados con los diversos festejos en torno a los astados y de muy diversa índole, desde los más serios, cual fueron faenas memorables de capote y muleta, de la suerte de banderillas, de las estocadas hasta los gavilanes, pasando por otros verdaderamente trágicos, llegando incluso al fallecimiento de aficionados, como el caso de Dios (apodo de un fermosellano) y su “cuñado” que en la década de los años treinta  murieron a causa de las heridas recibidas por un morlaco que una vez rotas las talanqueras se introdujo bajo los tendidos y allí hizo de las suyas.
Volviendo a los documentos, podemos testificar que se conservan en poder de personas privadas unos programas de mano editados hace un siglo en el que se recogen, no sólo el anuncio de los  diversos festejos y actividades, sino también el saludo e invitación a los “hermanos” portugueses a la participación en la fiesta. Así se continúa haciendo en la actualidad.
Sí podemos decir a los cuatro vientos que en Fermoselle las fiestas de los toros, con el paso de los tiempos han ido a más. De dos encierros y dos novilladas de los años cincuenta, hemos pasado a los tres encierros, tres novilladas sin picadores, un festejo de rejoneo y un concurso de cortes en este año 2.005. Mientras en otras zonas grupos más o menos organizados y algunas instituciones parecen querer acabar con nuestra fiesta tradicional, en la localidad fermosellana, su promoción es evidente. Además se han mejorado sobre manera las condiciones de defensa y protección de los astados: desaparecieron las cachas, la superficie de la plaza se cubre con tierra, los chiqueros se agrandaron, el mocerío respeta las reses y se deja actuar a los profesionales.
En uno de los programas editado en 1.930 podemos leer: ”A las seis de la mañana, tiene lugar el típico encierro. A las 10 se celebra  la “prueba” para escoger el mejor toro, al que se dará muerte en la corrida de la tarde”.
Tal vez nos sorprenda la hora tan temprana de realizar el encierro, pero “La Coronela”, canción que es tomada como himno en la localidad, lo enmarca una hora antes, cuando dice: “A las cinco se encierran los toros, / vida mía no vas a llegar; /Coronela pulida, salada, /banderillas de fuego, estocar”. Hay que tener en cuenta que por aquel entonces y hasta los años setenta, los toros de cada día se traían desde un prado a una distancia de unos 5 Km., por lo que había que madrugar. 
Constituyen los encierros, la más bella estampa de los toros fermosellanos, sobre todo, cuando pasado el Arco, se enfilan cuesta abajo hasta la entrada a la Plaza, conformando el fragor de mozos, el traquetear de las pezuñas de los morlacos y el griterío de mujeres, una sinfonía inacabada e inolvidable  que se repite año tras año. 
En los encierros, siempre anunciados con el sin par toque de la “Campana Torera”, encaramada en lo alto de la fachada del Ayuntamiento y que sube de tono la adrenalina de todos los que en algún momento han osado vivir activamente este encuentro con la fiera, participaban siete toros cada día (hoy lo hacen cuatro) acompañados con la correspondiente manada de cabestros. Llegados a la plaza se les enchiqueraba. A las 10 era la hora de la “prueba”, festejo que consistía en seleccionar al que, por la tarde en la corrida, se lidiaría en último lugar al ser designado por su bravura como “toro de muerte”. Era muy raro que en la “prueba” se corrieran todos, pues normalmente alguno se mostraba como más apto quedando elegido para el honor que se premia con el sacrificio.
A la hora de la corrida una marea humana se congregaba en la plaza, unos en los “tablaos”, otros en los tendidos y los más valientes, abajo, en el albero, resguardándose bajo las talanqueras cuando las múltiples ocasiones de peligro lo requerían. Por aquí pasaron en su tiempo de formación maestros como: Manolete, Curro de Camas, Andrés Vázquez, “El Pajarito”, entre otros, sin olvidar al fenomenal banderillero de la zona, “Pavesio”. Cabe destacar, que haciendo referencia nuevamente a “La Coronela”, en alguna ocasión debió de formar cartel alguna fémina, cuando dice: “Ven aquí, torito,/ ven aquí, galán, / yo soy la torera / que te ha de matar.
Con los años se fue perdiendo el encierro desde el prado y con caballos, el toro de prueba, los toros de fuego durante las verbenas, incluso la fuerza y bravura de los animales. Pensamos que esto último sigue ocurriendo cada día con más frecuencia de lo debido, incluso en las ferias y plazas de primera categoría, y que las autoridades competentes en el tema deberían tomar cartas en el asunto si no queremos que nuestra fiesta se debilite y pierda adeptos, lo que equivaldría a decir que para las próximas generaciones  las corridas de toros pasarán a ser espectáculos de segunda o tercera clase.
En la actualidad, los festejos taurinos de Fermoselle se cuidan con mucho mimo, incluso los que han aparecido con los tiempos modernos, es decir,  las verbenas taurinas y la suelta de vaquillas por diversas calles de la localidad, eso sí, bien cerradas para evitar  fugas y  peligros no deseados.
Se celebran tres encierros (viernes, sábado y lunes). A las 11 de la mañana y tras los correspondientes disparos de cohetes avisadores, se sueltan desde unos corrales, donde se han desembarcado un rato antes los cuatro novillos, que se lidiarán por la tarde, acompañados por la manada de “mansos”. El recorrido, prácticamente urbano, es de aproximadamente  1,5 km.
A continuación del encierro y utilizando el último tramo del recorrido se sueltan dos vaquillas con “vistosa” cornamenta, que hacen la delicia de los aficionados con sus carreras y sus constantes subidas y bajadas a la plaza. Tal es el éxito de este festejo, que nadie se mueve de su sitio hasta que no se da por finalizado.
El domingo se celebra la corrida de rejones con la participación de dos de las figuras del momento. Este festejo se lleva a cabo en la plaza metálica donada al pueblo hace ya varios años por Antonio Regojo, añorado mecenas fermosellano. 
La existencia de esta plaza y el montaje de la tradicional de madera en la Plaza Mayor, dice mucho en favor de la afición y el amor que se tiene en Fermoselle al mundo del toro. Tal es así, que las verbenas de los días nucleares de las fiestas son de pago debido a la suelta de vaquillas que se realiza en un momento determinado de las mismas. Durante este festejo los aficionados, unos con capas y otros a base de los tradicionales cortes, divierten al respetable que les siguen desde los tendidos y balcones.
En los festejos del 2.005 se ha incluido un concurso de cortes que ha dado un buen resultado y que esperamos continúe en el tiempo.

Podríamos aportar otras muchas cosas y valorar otros aspectos muy interesantes sobre los toros en este pueblo zamorano. No nos vamos a extender en ello, pero algo tenemos claro, y es que si hay un pueblo con su corazón enraizado en las fiestas taurinas, ese es Fermoselle. Sin toros no sería Fermoselle. A finales de agosto de cada año lo podréis contemplar en toda su extensión. Quedáis invitados.”

martes, 17 de febrero de 2015

DE ÁGUEDAS A CARNAVALES EN FERMOSELLE
En un corto espacio de tiempo de 10 días los vecinos de Fermoselle han celebrado con toda la pompa que se requiere dos ciclos festivos en los que han participado con gran afluencia  y entusiasmo todos los sectores de edades que residen en la localidad complementados con simpatizantes provenientes del exterior. 

Nos referimos a las fiestas estacionales de invierno conocidas como las ÁGUEDAS y los CARNAVALES.
La primera, es decir el Día de Santa Águeda, aglutina y convoca a prácticamente la totalidad de mujeres de corta y mediana edad, junto a otro grupo de edad más avanzada pero que siguen con los ánimos de la juventud ya pasada. Es una celebración un tanto reciente que se inició con el asociacionismo de un grupo  de mujeres (AMFER) con cierto compromiso con la dinamización y la reivindicación de los derechos de la mujer rural. No en vano este día se utiliza a modo de denuncia festiva de la “superioridad” que el marido ejerce en la casa.
Pero vayamos a la fiesta en sí. A media mañana se concentraron en la plaza ataviadas con la vestimenta tradicional de la zona de Fermoselle portando cestas repletas de dulces y licores para ofrecer a todo el pueblo. Posteriormente pasaron al salón de plenos del ayuntamiento donde el regidor de la villa Alejandro Fermoselle en un acto sencillo pero lleno de seriedad y simbolismo entregó los diferentes bastones “de mando” a las Águedas “alcaldesas” de 2.015, que fueron recibidos con el aplauso unánime de las asistentes. 

Desde el consistorio se trasladaron hasta la parroquia de la Asunción para celebrar el oficio religioso y recordar a la santa de  Catania, torturada (le cortaron los senos) y asesinada por orden de Quintianus al no poder poseerla. Dirigió la eucaristía D. Isaac quien impartió una plática muy emotiva. Dos tamborileros pusieron el broche de oro al acto religioso. Y pasaron a los festejos más festivos recorriendo las calles más importantes de la villa bailando al son de la charanga y ofreciendo sus dones a cuantos viandantes se encontraron durante  el trayecto. A mediodía comida de hermandad y después de la sobremesa se desplazaron has la residencia “Conchita Regojo” para compartir con todos los residentes alegría, música y dulces. La jornada la clausuraron con cena y espectáculo a cargo de la cantante local Lorena que alargaron hasta bien entrada la media noche.


El CARNAVAL es una fiesta totalmente profana y que está muy enraizada en las tradiciones fermosellanas desde épocas muy lejanas. Siempre he escuchado a mis mayores que el antruejo en Fermoselle pervivió a las épocas en que fueron prohibidos. Bien es vedad que se celebraban en el entorno familiar sin demostraciones callejeras que pudiesen “molestar a las autoridades de aquel entonces”. En la actualidad, ya el sábado por la noche los jóvenes se pasearon de bar en bar con alegría desbordante luciendo sus atuendos y disfraces carnavalescos. 
El domingo se puede considerar como el día grande del antruejo fermosellano, pues es el momento de la participación de cuantos viven esta fiesta, bien en agrupaciones o individualmente, en una actividad organizada por el Ayuntamiento. A primeras horas de la tarde se inició en la plaza mayor un desfile multitudinario en el que se entremezclan todo tipo de personajes ataviados con disfraces multicolores muchos de ellos confeccionados artesanalmente por madres y abuelas. El itinerario les llevó hasta la residencia en lo alto de la villa. Allí confraternizaron con los residentes, algunos transformados para la ocasión, y danzaron al son del ritmo marcado por la charanga “La Fuentona” y los “Tamborileros de Fermoselle”. Llegados a la plaza se recuperaron fuerzas con un sabrosísimo chocolate y bizcochos para todos los presentes. La fiesta continuó hasta bien anochecido.

Restan dos días muy intensos. La noche del lunes se dedicó especialmente a la exhibición de los adultos con indumentaria muy bien guardada para sorprender a propios y extraños. El martes se deja para disfrute de los niños con su desfile y baile infantil de carnaval.
Queremos felicitar a todos los intervinientes en las dos festividades por su buen humor puesto de manifiesto en cada momento.

Las fotos que acompañan la información se han recogido en facebook y son propiedad de aficionadas fermosellanas. Gracias a Sara, Mery, Aurora y Julia por vuestra labor como reporteras gráficas.

lunes, 9 de febrero de 2015

“A VUELAPLUMA”
SALUDA DEL ALCALDE
Traemos a esta sección de “A VUELAPLUMA” un saluda del alcalde que presidía el Consistorio el año 1989. Se trata de Raúl Garrido Seisdedos quien llevaría las riendas de Fermoselle durante cuatro años. Así se dirigía a sus vecinos y forasteros a través del programa de fiestas:
“Fermosellanos, los que cada día aquí convivimos, y los que, dedicados a múltiples tareas, estáis lejos, extendidos por España y por el extranjero, pero muy cerca de nosotros con el corazón, a todos mi saludo entusiasta como alcalde de la villa, con ocasión de nuestras fiestas, rebosantes de colorido y tipismo, que admiran propios y extraños. Mi saludo también a cuantos de Sayago, de Zamora, de España, de Portugal y de otras partes del extranjero nos honran con su visita con ocasión de nuestras fiestas.
Bienvenidos seáis a nuestra villa, que os desea una grata estancia y una íntima satisfacción por hallarse entre nosotros. Fermoselle ofrece a todos su tradicional y reconocida hospitalidad, nunca desmentida. Tengo por seguro que los que habitualmente residen en Fermoselle sabrán portarse en todo momento con los forasteros con la mayor atención, para que cuando se vayan de nuestro pueblo queden con deseos de volver, recordando siempre el trato cariñoso que aquí siempre han recibido. Divertíos con la máxima alegría y contento y, tanto en los encierros, como en la plaza, en todo momento, dad prueba de civismo, de corrección y compostura, como corresponde a personas cultas que saben cuánto vale la convivencia entre los hombres.
Fermosellanos, procurad ser dignos sucesores de aquellos hombres que aquí vivieron en centurias pasadas y supieron ganarse el respeto y la admiración de otros pueblos, y supieron conquistar para nuestra villa un nombre que se repite desde tiempo inmemorial con respeto y hasta con envidia, Fermoselle, pueblo único por su historia, por sus virtudes y por su hospitalidad, que ha atraído en todo tiempo a los forasteros. Agosto, el mes encantador por excelencia para nosotros, una vez más viviremos la ilusión de las fiestas. Fermoselle abre sus puertas a sus miles de visitantes, vuestro alcalde os envía el más cariñoso saludo. Que todo sea para engrandecimiento de Fermoselle y España.”
Raúl Garrido Seisdedos.
Alcalde de Fermoselle